Noticias de la Hermandad


Buscador

Nueva búsqueda

  Búsqueda avanzada  


La Caravana Blanca lleva a los enfermos y ancianos ante la Virgen del Prado





Un 13 de agosto más, y ya son 55 años, los enfermos y ancianos de la capital han acudido a la catedral de Ciudad Real para visitar a la Virgen del Prado, rezarle y llevarle flores. Un acto querido por la gente que ha llenado la catedral para escuchar la eucaristía presidida por el obispo



Los enfermos y ancianos de Ciudad Real han acudido con la Caravana Blanca a la catedral de la capital para ver a la patrona, a la Virgen del Prado, rezarle y ofrecerle flores. Una iniciativa que cumple este año su 55 aniversario y que cada 13 de agosto hace que el pueblo de Ciudad Real abarrote la catedral.



Desde las residencias se han desplazado en diferentes ambulancias y autobuses hasta la catedral donde, además de rezar, han escuchado la eucaristía presidida por el obispo, Gerardo Melgar.



La Hospitalidad Diocesana de Lourdes es la promotora de esta actividad desde la primera edición. Manuel López Francia, su presidente, explica el origen: “Se inició en el año 1964 de forma ininterrumpida hasta hoy, esperando cumplir muchas más”.



Los preparativos para este día se hacen “moviendo mucha ilusión y los ánimos de las personas y de algunas entidades, porque todos colaboramos”, según ha asegurado López. Dos autobuses de AISA, todas las ambulancias de Amaur y Protección Civil y la Policía Local han sido parte esencial de esta 55 edición de la Caravana Blanca.



Inauguración de las fiestas

Al acto también han acudido José Antonio López, el pandorgo 2018, acompañado de su esposa, y la dulcinea, Gema Camacho, con sus damas. Todos vestían los trajes típicos que mañana volverán a lucir con motivo de la inauguración de las fiestas de la capital, unas fiestas que comenzarán con la entrega de los galardones a los Ciudadanos Ejemplares en el Antiguo Casino de Ciudad Real.

Fuente: https://www.lanzadigital.com/provincia/ciudad-real/la-caravana-blanca-lleva-a-los-enfermos-y-ancianos-ante-la-virgen-del-prado/#ringtone/gallery/post_img_gallery/0



Una devoción fuerte de 55 años

Josefa González, una de las asistentes a la Caravana Blanca, recuerda su llegada a Ciudad Real el mismo año en que el sacerdote José Ballesteros inició lo que hoy es una tradición 



Josefa González recuerda que llegó a Ciudad Real desde León hace 55 años, justo cuando el sacerdote José Ballesteros inició lo que hoy es tradición, la Caravana Blanca, la visita de los enfermos, ancianos y discapacitados a la Virgen del Prado en vísperas de sus días mayores.

Josefa asiste a la misa en compañía de su esposo y su hijo y sentada en una silla de ruedas en la que lleva desde el pasado mes de diciembre, por una caída con rotura de cadera, aunque en este momento, lo que le retiene en ella es la consecuencia de tres operaciones en la rodilla izquierda.

En una conversación con La Tribuna, la paciente señala que en el pasado «no he venido mucho por razón de mi trabajo», pero al mismo tiempo, desde que se jubiló su intención es «venir todos los años», puesto que se confiesa como una gran devota de la Virgen del Prado.

En cualquier caso, Josefa González aprecia que la afluencia a este acto es ahora menor. «Se nota que hay crisis de fe, cuando yo venía antes aquí es que no se entraba». También tiene palabras de recuerdo para el fallecido José Ballesteros, a quien conoció «en el hospital viejo cuando iba a ver mi madre».



Josefa González fue una más de las más de 700 personas que ayer se dieron cita en la catedral de Santa María del Prado para realizar su ofrenda ante la Virgen del Prado, llegados de las residencias de mayores y de los hospitales; así como de otras localidades de la provincia. A ellos se dirigió el obispo de Ciudad Real, Gerardo Melgar, a quienes recordó la necesidad de mantener la esperanza y la confianza en Dios, en un momento en el que las personas se sienten especialmente vulnerables.

El titular de la diócesis también tuvo palabras de agradecimiento para las religiosas, el personal sanitario y centros de mayores, los conductores, los voluntarios de Protección Civil y de la Hospitalidad de Lourdes que hacen posible este evento y les recordó que su trabajo ayuda a los enfermos a conservar dicha esperanza. Por otro lado, Melgar instó a los fieles a «ser buenos samaritanos los unos para con los otros».

Manuel López Francia, en su calidad de discípulo del iniciador de esta costumbre, señaló que para poner en marcha la Caravana Blanca «hay que mover mucha ilusión, los ánimos de las personas y de algunas entidades», así recordó que AISA «nos presta dos autobuses», que se suman a las ambulancias de Amaur y Protección Civil, además de los medios de las residencias y seis coches del Club de Vehículos Históricos que trasladaron al pandorgo, la dulcinea y sus damas.

Fuente: http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/Z0F7C73FF-A101-6307-8B9B570C2E108B23/Una-devocion-fuerte-de-55-anos




Print this Page

.

Nuestra Señora

Virgen del Prado de Ciudad Real

Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado de Ciudad Real