Noticias de la Hermandad


Buscador

Nueva búsqueda

  Búsqueda avanzada  


La Función Solemne de la Asunción en honor de la Virgen del Prado





La Catedral de Ciudad Real acogió ayer, la Solemne Función de la Asunción en honor de Nuestra Señora la Virgen del Prado, que fue presidida por el Obispo-Prior, D. Gerardo Melgar Viciosa, y concelebrada por miembros del Cabildo Catedral y sacerdotes de la ciudad. La parte musical de la ceremonia, estuvo a cargo de la Coral Diocesana.



A la función asistieron miembros de la Ilustre Hermandad y Corte de Honor, la Dulcinea y el Pandorgo y autoridades civiles locales, provinciales y regionales, así como miembros de los cuerpos de seguridad del estado y autoridades militares.



Ante un templo repleto de fieles, el obispo-Prior, D. Gerardo Melgar, invitó a los ciudadrealeños “a imitar” a la Virgen como “perfecta seguidora de Cristo”. Monseñor Melgar abogo durante su homilía por seguir “el ejemplo de la Madre de Dios” a la que estos días de celebración hay que volver la mirada “llena de cariño”, para recibir “una lección de vida austera y de plena condición de creyente”. “Es necesario volver los ojos a María para contemplar cómo actuó ella durante su vida, como modelo a imitar para saber responder a lo que Dios nos pide, como ella lo hizo durante su vida de entrega”.



El obispo centró sus palabras desde el altar mayor de la Catedral en las bondades y virtudes de María, bajo la advocación de la Virgen del Prado, de la que se conmemoraba su Asunción a los cielos. El prelado destacó el modelo “claro y auténtico de obediencia” que representa, ejemplo de “entereza” en los momentos de dolor y sufrimiento, motivo por el que pidió a los presentes que se fijen en su entereza “cuando las cosas no salen bien”.



Gerardo Melgar manifestó ayer era el día para acercarse a la Virgen y agradecerle “su entrega por ser la guía que nos conduce a darle a Dios la importancia que se merece”. Por ello, apeló a los fieles a que agradezcan su “preocupación constante por sus hijos”. “Nuestra madre nos acoge en su manto protector y nos enseña el verdadero camino, se preocupa por nuestras familias, por el crecimiento de la fe y por nuestra ciudad, como patrona atenta a nuestras necesidades y súplicas”, exhortó a una Catedral plena en completo silencio.

La Función concluyó con la Bendición Papal con indulgencia plenaria para todos los fieles.


Autoridades municipales presentes en la Solemne Función


Aspecto que ofrecía la Catedral


Miembros de las Juntas Directivas de la Ilustre Hermandad y Corte de Honor


La Dulcinea y Pandorgo también asistieron a la Solemne Función


Autoridades militares junto al Subdelegado del Gobierno presentes en la Solemne Función


El Presidente de la Ilustre Hermandad, D. Francisco Pajarón López realizó la primera lectura


El 15 de Agosto, festividad de la Asunción de María en Ciudad Real se llama Prado



La Coral Diocesana puso la nota musical a la ceremonia


La Catedral se llenó de ciudadrealeños como cada 15 de agosto


Un miembro de la Coral Diocesana cantó el Salmo


La Presidenta de la Corte de Honor, Dª Celia Casado, leyó la segunda lectura


El Presidente del Cabildo Catedral, D. Miguel Esparza, proclamó el Evangelio


El Obispo-Prior, D. Gerardo Melgar durante la homilía


El Hermano Mayor de la Cofradía de la Virgen, D. Fermín Gassol Peco, leyó la oración de los fieles


La Dulcinea y sus Damas ofrecieron los productos del campo


La Función de la Asunción fue presidida por el Obispo-Prior y concelebrada por miembros del Cabildo Catedral y sacerdotes de la ciudad


El Obispo-Prior incesando el paso de la Virgen del Prado



Seminaristas actuaron de acólitos durante la celebración 


El Canónigo y Consiliario de las hermandades de la Virgen, D. Jesús Abad, leyendo el decreto de la bendición Papal



El Obispo-Prior durante la lectura del decreto de la bendición Papal y un momento de su impartición



Sacerdotes concelebrantes al término de la Función



Print this Page

.

Nuestra Señora

Virgen del Prado de Ciudad Real

Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado de Ciudad Real