Noticias de la Hermandad


Buscador

Nueva búsqueda

  Búsqueda avanzada  


Imágenes de la Virgen del Prado en Ciudad Real


 

La devoción a la Virgen del Prado es la más importante de cuantas hay en Ciudad Real, existiendo varias reproducciones de imágenes de tamaño menor de nuestra querida patrona en diferentes lugares de culto de nuestra ciudad, que cuentan con cierta historia y que a continuación voy a reseñar, las cuales vienen a enriquecer el siempre fascinante tema de la iconografía de la Virgen del Prado.

VIRGEN DEL PRADO DE LA RESIDENCIA DE ANCIANOS

La imagen que actualmente se encuentra en el ala de ancianas de la planta baja, y junto a la puerta de entrada de éstas a la capilla de la Residencia de Ancianos de Santa Teresa de Jesús Jornet, de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en la calle Calatrava, es la imagen más antigua que se conserva en Ciudad Real de la Virgen del Prado, posiblemente del siglo XIX o principios del XX. Esta imagen, que se veneraba en una de las salas del antiguo Hospital Provincial, se salvó de su destrucción durante la Guerra Civil Española al ser recogida en el domicilio particular de las señoritas Marín. Fue esta imagen de la Virgen la primera que veneraron los ciudadrealeños después de la Guerra Civil en 1939, ya que, destruida la primitiva e histórica imagen de la patrona de Ciudad Real, en la primera reunión celebrada por la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora del Prado tras la guerra, el 29 de junio de 1939, se acordó celebrar las fiestas agosteñas con toda brillantez colocando al culto esta pequeña imagen de la Virgen en la Catedral hasta la llegada en 1940 de la segunda talla de nuestra patrona.

La pequeña imagen fue presentada al culto de los ciudadrealeños con sus andas, dosel y manto de los Mac Crohon y un derroche de flores y luces. La imagen salió a hombros de los hermanos por las calles de Ciudad Real en sus dos procesiones del 15 y 22 de agosto, desbordándose “el entusiasmo de las gentes, avivado por el recuerdo de la destruida y el fervor que siempre inspiró la Virgen del Prado”, tal y como recuerda José Balcázar y Sabariegos en su obra “La Virgen del Prado a través de la Historia” publicada en 1940.

Retirada del culto catedralicio, fue donada años después a la Residencia de Ancianos, lugar que abandona todos los 13 de agosto para participar abriendo la comitiva que, partiendo de la residencia, se dirige a la Catedral con motivo de la Caravana Blanca, en la que participan enfermos y ancianos.

CASA DE LA IGLESIA

La imagen de la Virgen del Prado que recibe culto en la capilla de la Casa de la Iglesia en la calle Caballeros fue tallada por el escultor ciudadrealeño Jerónimo López-Salazar Martínez para el que fuera cronista oficial de Ciudad Real, Julián Alonso Rodríguez en 1941, pintando él mismo varios de los mantos que tiene la Virgen.

La talla, de un tamaño de unos 68 centímetros, es una reproducción exacta de la primitiva Virgen del Prado que fuera destruida en 1936, al inicio de la Guerra Civil Española. Era esta imagen un altar portátil, ya que acompañaba siempre a Julián Alonso en sus desplazamientos en una maleta especial que él mismo hizo y donde se guardaba debidamente desmontada para realizar sus viajes sin separarse de Ella. Hacía como mínimo un viaje obligado una vez al año, ida y vuelta, desde Cádiz, donde Julián Alonso tenía su Cátedra de Ciencias Naturales, a su casa en la calle Estación Vía Crucis.

Tanto era el amor que profesaba a la “Señora”, que así le gustaba llamarle a la imagen de la Virgen del Prado, tanto Julián Alonso como su hermana Mariana, que le tenían una capilla altar en cada una de sus casas de Ciudad Real y Cádiz.

Fallecido Julián Alonso en 1963 en Cádiz, y en los años ochenta su hermana Mariana en Ciudad Real, su casa en la calle Estación Vía Crucis, lugar donde se encontraba la talla de la Virgen del Prado, sería donada por disposición testamentaria a la Diputación Provincial para museo o centro cultural, fin que no llegó a cumplirse siendo demolida la casa pasando todos los bienes que poseía a un almacén de la Diputación.

La imagen de la Virgen sería recuperada en 1987 por la Comisión que organizó los actos del IX Centenario de la Aparición de la Virgen del Prado, recibiendo el nombre de “La Peregrina”, ya que viajó anunciando la celebración del IX Centenario y del Año Mariano Universal convocado por el Papa Juan Pablo II (7 de junio de 1987 al 15 de agosto de 1988) por las ocho parroquias que existían entonces en Ciudad Real del 18 al 25 de mayo de 1987. El último día referido llegó a la Catedral por la tarde en procesión, a hombros, desde la Parroquia de Nuestra Señora del Prado. A las otras parroquias había sido transportada en la furgoneta expresamente fletada para Ella por el concesionario Seat.

Después de su peregrinaje por Ciudad Real, viajó por 16 comunidades de monjas de clausura de la Diócesis del 26 de mayo al 6 de junio de 1987, siendo portada a hombros por jóvenes en los Rosarios de la Aurora que se organizaron en el mes de octubre del mencionado año en Ciudad Real. Fue depositada definitivamente en la capilla de la Casa de la Iglesia a la terminación de estos actos, abandonando este lugar sólo en 2004, cuando fue llevada y puesta al culto en la Catedral mientras duró la restauración de la imagen de la Virgen del Prado.

PARROQUIA DE SANTA MARÍA DEL PRADO

La imagen más moderna de cuantas se encuentran al culto en los templos de Ciudad Real es la de la Parroquia de Santa María del Prado, más conocida como La Merced. Fue tallada en 1989 por el escultor madrileño Juan Manuel Martín Martín y puesta al culto tras las obras de restauración de la parroquia.

Son estas imágenes tres piezas muy dignas, de extraordinario encanto y sabor, que ya no deben faltar en ninguna antología iconográfica sobre la Virgen del Prado.

Fuente de la noticia: EL SAYON

Publica: Emilio Martín Aguirre



Print this Page

.

Nuestra Señora

Virgen del Prado de Ciudad Real

Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado de Ciudad Real